EcoLatino en su primer (medio) año

Tras estos primeros seis meses queremos resaltar algunas cifras del tráfico que ha recibido nuestro blog. Estos meses publicamos 14 entradas que recibieron 7243 vistas de página de cerca de 5964 visitantes únicos pero, desafortunadamente, muy pocos comentarios públicos. Es muy prematuro para asegurar si estos datos serán un indicador del comportamiento futuro de nuestros visitantes, por tanto, más que los números queremos destacar la diversidad de temas sobre los que escribimos en este tiempo.

Iniciamos con la entrada titulada El continuum de los sexos. Luego publicamos sobre variedad de temas que suelen ser objeto de reflexión y discusión entre los ecólogos: el método científico y la redundancia en las publicaciones, la innovación tecnológica, el uso de los sentidos en la práctica y educación en Ecología, la enseñanza activa, el papel de la taxonomía, la crisis de revisores en el sistema de revisión por pares. También tuvimos dos entradas muy interesantes sobre la interfaz entre sistemas sociales y ecológicos. Finalmente, destacamos la contribución de una colega invitada que fue la más visitada y compartida: La escalera femenina de la ciencia, lo cual se entiende dada la creciente -y necesaria- discusión que se viene dando en los espacios académicos sobre el papel de la mujer en la ciencia y confirma la urgencia de hacerlo también en nuestro campo: la Ecología.

Es nuestra intención que EcoLatino se siga fortaleciendo mes a mes y que en el futuro -no tan lejano- sea un lugar de encuentro y discusión de los ecólogos latinoamericanos.

¡EcoLatino les desea feliz año!

La enseñanza activa en Ecología: mi primer intento

En 2016 tuve la oportunidad de asistir a un taller sobre enseñanza activa organizado por la “Network of Conservation Educators and Practitioners” del Centro para Biodiversidad y Conservación (CBC) del Museo Americano de Historia Natural. Debo confesar que cuando envié mi solicitud estaba un poco más emocionada por la posibilidad de conocer algo de Nueva York que por aprender de enseñanza activa. Sin embargo, al final resultó ser una experiencia académicamente enriquecedora y sobretodo, muy útil para lo que llegaría un año y medio después a mi vida profesional: mi primera experiencia como docente en una licenciatura. Había sido ayudante de asignatura en el doctorado e instructora en talleres durante el postdoc, pero nunca había asumido la responsabilidad de planear un curso completo de licenciatura. Lo aprendido sobre enseñanza activa en aquel taller me sirvió para reflexionar sobre el tipo de enseñanza que quería aplicar en mis clases y me ayudó a diseñar ese primer curso.Leer más »

El lanzamiento

First_NASA_ISINGLASS_rocket_launchLa carrera académica, desde que se es estudiante (de posgrado) hasta cuando se logra una posición de docente o investigador en una institución, está saturada de actividades de variada complejidad intelectual. El investigador, o en el mejor de los casos el docente-investigador, debe mantener una alta productivad científica, preparar e impartir clases, asesorar y dirigir estudiantes, consiguir fondos para avanzar en su investigación, hacer gestión académico-administrativa y hacer -o intentar hacer- vinculación y divulgación. La importancia relativa de cada una de estas actividades varía a lo largo de la trayectoria académica pero probablemente los jóvenes investigadores que están buscando consolidarse son los más presionados por responder en cada uno de esos frentes. En medio de esa vida agitada y llena de compromisos, uno puede cuestionar, ¿para qué escribir un blog que no representa “nada” en términos de los esquemas actuales de evaluación?
Leer más »