¿Por qué participo en la organización de un evento académico y por qué los estudiantes deberían involucrarse en este tipo de actividades?

Por: Angela A. Camargo

Recientemente, el 21 de octubre de 2022 para ser más precisos, concluimos con éxito el XV Congreso Nacional de Mastozoología (CNM) en la ciudad de Chihuahua, un evento que debido a la pandemia aplazamos por dos años. Contamos con más de 300 asistentes, entre ponentes, conferencistas magistrales, asistentes e instructores de cursos, procedentes de 7 países, 27 estados de la república y 54 instituciones gubernamentales, de educación, de investigación y asociaciones civiles. Es la primera vez, en los casi 40 años de la Asociación Mexicana de Mastozoología, A.C. que este congreso, que agrupa a los estudiosos y entusiastas de los mamíferos, se realiza en un estado fronterizo del norte de México. Esto sin duda fue una de nuestras principales motivaciones: dejar la mejor imagen de la Universidad Autónoma de Chihuahua y del estado de Chihuahua.

Foto grupal de los asistentes al XV Congreso Nacional de Mastozoología, Chihuahua, Chih. 19 de octubre de 2022. (Foto tomada por Jorge Ramos).

Fue un trabajo que empezó desde 2019 con la organización de las VII Jornadas mastozoológicas, un evento de capacitación principalmente, que se organiza en los años nones en preparación al gran evento nacional. En aquel entonces participé en toda la organización, excepto en el evento como tal, pues mi pequeña decidió nacer justo el primer día de la semana de las jornadas. Dejamos en pausa la organización del congreso durante 2020 y retomamos labores a finales de 2021. Casi un año de trabajo continuo, de reuniones semanales y de tareas que iban apareciendo y acumulándose conforme se acercaba el día cero, el 15 de octubre de 2022. 

Con mis colegas del Comité organizador (ya en la fiesta). De izq. a der.: Dr. Jesús Fernández, Dra. Cristina Mac Swiney, Dr. Enrique Martínez Meyer, M. en C. Zaira González y M. en C. Alejandro González.

Muchos podrían pensar ¿para qué tanto trabajo si siendo pragmático eso no contará mucho bajo los esquemas de evaluación (léase Conacyt) actuales? Y sí, probablemente esta línea en mi CVU (Curriculum Vitae Único) en la sección de difusión o vinculación no hará gran diferencia bajo los estándares de evaluación cuantitativos que predominan hoy en día, pero es que esas ganas del trabajo en equipo, de participar en algo más grande que yo, de dejar un legado/recuerdo, de propiciar el espacio para que otros se conozcan, interactúen, las tengo creo desde hace muchos años. Ya en 2001, cuando era estudiante de 5to – 6to semestre de Biología de la Universidad Nacional de Colombia fui parte del comité estudiantil del V Congreso Internacional de Manejo de Fauna en la Amazonía y Latinoamérica. Estuvimos colaborando con mis mejores amigas de la carrera por algo más de 6 meses en un evento que congregó en Cartagena, Colombia a más de 600 personas de diversos países. Desde ahí empecé a desarrollar habilidades “blandas” que ahora reconozco y agradezco profundamente. Muchas de ellas sin duda me han ayudado en mi vida profesional y me han permitido desenvolverme con éxito 17 años después como la vicepresidenta del comité organizador local del XV CNM. 

Ahora quisiera dirigirme a los estudiantes para tratar de convencerlos de por qué participar en eventos de esta índole contribuye positivamente en su formación personal y profesional:

  1. Es altamente probable que en la vida profesional futura alguna de tus obligaciones sea organizar un evento similar, un taller con potenciales usuarios, un curso de capacitación, o una reunión de socialización. El haber estado detrás de la organización de un evento y aproximarse a cómo se desenvuelve, te capacitará con habilidades que muy difícilmente se desarrollan en el aula de clases.
  2. Enfrentarse a la resolución de problemas y la toma de decisiones inteligente siempre será una habilidad que desarrollarás cuando estás un tanto bajo presión y sólo tú seas el responsable de cumplir una encomienda con éxito. En el congreso pasado, los estudiantes integrantes del staff tuvieron que resolver situaciones por sí solos. Como su coordinadora, mi función principal era organizarlos, pero ellos y ellas se dieron a la tarea de resolver lo que tenían en frente. No podían decir “no puedo”. Por ejemplo, un ponente los estaba esperando y ellos como encargados de un auditorio, debían dar solución y asegurar que los tiempos del programa se cumplieran con precisión.
  3. Te permitirá poner en práctica habilidades de comunicación oral al tener que responder, atender y relacionarte con personas que vienen en búsqueda de información concreta y que deben ser tratados de forma amable y respetuosa. Al mismo tiempo, puedes entablar relaciones de amistad con estudiantes de otros lugares de la República que puedes necesitar en el futuro cercano.
  4. Iniciará o continuará el desarrollo de la increíble habilidad de la anticipación. En mi experiencia, muy pocas personas tienen la capacidad de “ver el futuro”, de adelantarse, de preveer, de pensar una solución incluso antes de que el problema se manifieste. La necesidad de estar atentos a los detalles logísticos que deben funcionar en un evento académico, promueve ese tipo de habilidades. Sin duda, una persona con la capacidad de anticiparse a las situaciones sería alguien que cualquier equipo de trabajo quisiera tener. 
  5. Si eres un estudiante de postgrado interesado en seguir en la academia, participar como organizador te ayudará a integrarte en la comunidad científica. Y no sólo se trata de la interacción intelectual con los investigadores, sino de la oportunidad de conocer un poco más el lado humano de esas personas que siendo estudiantes vemos como inalcanzables.
  6. Mi último consejo es que no hay que empezar por algo grande, atrévete con un evento pequeño en tu escuela, facultad o centro de investigación. Una reunión de estudiantes de laboratorios afines, un simposio estudiantil, un taller de capacitación aprovechando la visita de algún investigador externo; son muchos los espacios que se pueden crear para desarrollar habilidades que redundarán en tu formación y desempeño futuro.

Con una parte de los más de 25 estudiantes de la Facultad de Zootecnia y Ecología que colaboraron durante el XV Congreso Nacional de Mastozoología.

Espero que en los próximos años la ciudad de Chihuahua sea sede de otro congreso académico nacional. Un congreso de esos que nos encantan a los biólogos, en donde aprendemos, iniciamos colaboraciones, turisteamos y disfrutamos de un buen vino o de unas cervezas con los amigos y colegas que sólo en esos espacios presenciales tenemos la oportunidad de volver a ver. ¡Ahí estaré en el comité organizador!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s